Así es el antes y después de un bar de Valladolid en el las paredes de madera color madera las hemos pintado de negro mate y de blanco beige combinado para darle una aspecto mucho más moderno y elegante. Los colores van acorde con la idea que el cliente quiere transmitir de su local. El blanco es ligero, fresco, limpio, claro y potencia la luminosidad además combinará con cualquier decoración sin pasar de moda nunca. El negro le da ese toque de distinción con equilibrio y armonía. El resultado es muy atrayente.

Si te ha gustado ¡Comparte!
Proyectos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de la política de cookies. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPintado imitando rayasHabitación infantil