Encontramos grafitis y pintadas por todas partes y en algunos casos no se respeta la propiedad ajena y pintan en paredes o puertas de forma vandálica en lugares que no están destinados para ese arte callejero, deteriorando el mobiliario urbano y ensuciando la propiedad privada. Al final la limpieza de las pintadas se convierte en un problema continuo para los vecinos. El procedimiento para la eliminación de las pintadas es muy diferente en cada caso, el proceso es el siguiente:

1.- Hay que determinar el tipo de superficie que se halla pintado. La mayoría de los productos que quitan los grafitis son antidecapantes por eso es importante saber si se ha pintado sobre ladrillo, piedra, hormigón, aluminio u otro metal. Y aun sabiendo el tipo de material es necesario verlo para comprobar el tipo de superficie, si es lisas, porosa o tiene textura. Además no es lo mismo que esté pintada o incluso que tenga algún material protector.

2.- Luego hay que identificar el material con el que se ha hecho el grafiti. Casi siempre se trata de una pintura en aerosol, pero si se trata de otro tipo de pintura o rotuladores con base de alcohol, hay que identificarlos para poder aplicar el producto adecuado.

3.- El siguiente paso es limpiar en profundidad, teniendo en cuenta que cada proceso adecuado de limpieza siempre lleva una acción recuperadora de la superficie que casi siempre ha sufrido daños. Posteriormente añadir una capa protectora no evitará que vuelvan a ensuciarnos la superficie pero sí facilitará o eliminará los efectos de una próxima limpieza.

Consúltanos si tienes dudas.

 

Si te ha gustado ¡Comparte!
Proyectos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de la política de cookies. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonResina transparenteCarlos reparando gotelé