Información del trabajo:

En las fotografías podéis ver el antes y el después de esta bodega de una vivienda unifamiliar donde el hollín de la chimenea con el tiempo ha manchado mucho las paredes. Al estar pintadas en blanco, estas manchas comienzan a verse pronto por lo que siempre aconsejamos que las paredes se pinten con colores terrosos oscuros, tonos rústicos que además dan muy buen ambiente a las bodegas. Con la colocación de las falsas vigas ya conseguimos un toque antiguo, que da solera y se crea un entorno muy apetecible para celebrar reuniones familiares y de amigos.

Si te ha gustado ¡Comparte!
Proyectos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de la política de cookies. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Buttonhabitación bebéheladería